Algo pasa en Plaza Real: Ocaña


Un domingo cualquiera por la mañana y cuando el resto de la ciudad esta tranquilita, en Plaza Real está todo el mundo traqueteando, coleccionistas de monedas arriba y abajo, turistas custodiando sus cámaras mientras desayunan combinaciones imposibles, viejas glorias que toman el sol, lateros en las esquinas e ingenuos tirando monedas a la fuente (todo el mundo sabe que eso solo vale en fontana di trevi, por favor)

Y en un lado, a esa hora no muy concurrido aun porque falta un rato para que le de el sol, está el Ocaña, todo muy desenfadado pero muy estudiado, para tomar desde un café a un plato de judías y huevos revueltos. Un brunch en toda regla, vamos pero cómodo y estiloso como ninguno. A medida que avanza la mañana, se va llenando de todo tipo de gente, y como el sitio se deja, es agradable perder el tiempo y ver entrar, salir y pasar a todos con sus cosas.

Y si no lo creen, pasen y vean....